Ser

En que momento dejamos de fingir para realmente dejarnos llevar por nuestros sentimientos?

A lo largo de mi existencia había creído que existía una dirección marcada pero ilimitada dentro de mi vida. “Vive al máximo disfruta los días, besa todo lo que quieras hoy porque mañana no sabes que pueda suceder”. Un tanto riesgoso, un poco mas impulsivo pero “¿qué mas da? la vida no se vive para siempre”….

Jamas imagine encontrarnos, recuerdos que nos pertenecen sin  haberlos experimentado juntos. La brisa del mar nos ha unido, los sueños, las alas con las que volamos y que en este punto se quebrantan para procurarlas con el simple hecho de estar juntos.

Hoy somos lo que siempre hemos sido para cada uno, el tiempo transcurre dejando atrás los años y mantienen los segundos como gotas de lluvia que al llevar dos caminos diferentes se juntan, se funden como una sola porque… eso eres, eso son y por siempre, aunque un día ya no estén juntas… lo serán.

Increíble es el hecho de ser y seguir siendo por siempre para un día no estar. En donde cabe el roce de tus manos mientras recorren mi cuerpo y se transforman en sensaciones que eran para los dos la eternidad, nuestra efímera e inalcanzable eternidad….

¿Qué nos has hecho? Qué me hiciste… que me hacer ver la existencia de otra manera, hoy creo en mis días y creo saber lo que quiero… pero no lo tengo. No lo tengo, y quizás no lo tenga, lo quiero pero no es ni estará aquí conmigo – no quiero, porque nuestras alas lastiman, lastiman al paso de emprender aquellos vuelos que no han dejado de ser solitarios-.

Hoy te quiero, te quiero con asperezas y con esa brisa que te envuelve mientras el beso cálido de tus labios cubre incesante todo mi cuerpo.

Un suspiro, aquel que nació un día tras cerrar los ojos y darme cuenta que ya formabas parte de mi alma. Un suspiro al viento que susurra tu nombre, en una perfecta armonía que solo nosotros logramos entender.

“No tengas miedo”-yo lo tengo- no lo tengas, porque esto es exquisito, derrama delicadeza y censura en toda su grandeza; oculta perfectos ritmos que solo nosotros sabemos bailar. Creamos lenguajes, que solo el silencio ha podido igualar.

La sintonía es nuestra, el mundo nos pertenece, el universo por primera vez nos ha reencontrado. ¿Sera acaso que pueda encontrarte de nuevo… para siempre?

6 de abril 2014

Day 1

2:21 pm

Glassworks – Philip Glass

“Hoy ha sido un pésimo día”, “qué mala suerte tengo”, “¡estoy salada!”

En mis palabras, en mi boca… sin duda guardan tanto y tan poco significado. Normalmente me considero una persona alegre, empática, optimista, una persona de aquellas que dicen “si te encuentras con un obstaculo es precisamente para que lo superes”… no existe “mal” que no te deje tan siquiera un minimo de conocimiento y experiencia. 

Hoy sin duda colapsé, me dejé llevar por mis impulsos ocultos e internos, olvidé tomar con calma lo que en otras circunstancias hubieran sido situaciones completamente llevados a la tranquilidad. Encontré que dentro de mi guardo demasiados sentimientos y pensamientos que realmente no sé como expresar, y aunque con unos cuantos si los expresaria… me dan miedo escucharlos, pues otros escucharan.

Admito que me importa el qué dirán, los sentimientos de los demás… ¿Acaso esto tiene algo bueno para mi?

¿En qué me beneficia ocultar todo aquello que realmente creo que soy? Hoy me di cuenta de que hace mucho tiempo no tengo mi propio espacio, y acepto que desde hace mucho tiempo lo había hecho, sin embargo, no me terminaba de dar cuenta, ¿por qué?… porque me duele darme cuenta…

Increible es el estado en que me encuentro en estos momentos, no quiero estar, quiero irme a cualquier otro lugar, sentirme libre, correr y no volver. Huir no es arreglar, huir no es más que evadir la responsabilidad… mi responsabilidad.

Hacer palabras lo que siento.

Contenida.

Vacia.

Coraje.

Enojo.

Quiero huir. Salir. ¿ser alguien más?… solo ser yo.

 

2:36 pm 25 de Marzo de 2014

 

Comienzos

En ocasiones comienzo con pensamientos al aire, realmente me propongo escribir sobre ellos y en muchas veces abro un espacio para plasmarlos. Siempre los olvido, tal cual se olvidan mis pensamientos; los destruyo u oculto en algún rincón fuera del alcance de todos e incluso mio.

Hoy requiero un nuevo camino, un espacio en el que la palabra -reencuentro- sea la más importante en mis dias. Necesito un lugar en el cual no tenga reservas de decir lo que siento y pienso. Hoy soy yo, seré de nuevo…soy lo que soy.

24.03.2014